El Brainstorming es una técnica fantástica para trabajar la innovación en nuestra empresa, desde mejora de los procesos a generar nuevos modelos de negocio.

El contexto social en el que nos encontramos de incertidumbre y volatilidad, está provocando que las empresas deban estar en constante evolución.  Idear nuevos productos, nuevas estrategias e incluso nuevas formas de trabajar, que les permitan adaptarse de una manera rápida y efectiva a lo que los usuarios demandan.

Aquí es cuando cobran importancia las técnicas creativas como el Brainstorming.

El Brainstorming es una técnica creativa, formulada por Alex Faickney Osborn, basada en la interacción entre los participantes de un grupo para generar nuevas ideas en torno a un tema u objetivo concreto.

En resumen, explotar la potencia del grupo para generar ideas que no podrían obtenerse de forma individual.

Fases de una sesión de Brainstorming

Consideraciones generales previas para una sesión de lluvia de ideas

Antes de hablar de fases, vamos a explicarte varios puntos importantes a tener en cuenta antes de arrancar una sesión de brainstorming.

  • Fuera prejuicios de la sala

No hay idea mala, regular, buena o imposible. En un proceso de brainstorming es muy importante que todos los que participen lo hagan con la mente abierta si entrar a valorar las ideas de los demás. 

Es posible que una idea que ahora no te parezca buena, sea la base para el prototipo de la idea final. 

Ten en cuenta que en una sesión de brainstorming las ideas se retroalimentan, y una idea da lugar a otra y esa es la riqueza de esta técnica. 

¿Y cuántas ideas? El límite está en el tiempo de la sesión, pero cuantas más mejor.

brainstorming

La estimulación en este tipo de sesiones es una de las claves para su éxito, por lo que cuantas más ideas generemos, más se nos ocurrirán y más posibilidades de combinación tendremos.

  • ¿Cuántas personas participan?

En general no hay un número definido, pero conocer el número de personas que van a participar es crucial para saber qué tipo de lluvia de ideas puedes hacer.

Existen dos figuras clave: moderador y secretario, de los que explicaremos sus papel más adelante.

  • ¿Qué lugar elegir?

La luz y la amplitud son los factores más importantes a la hora de elegir el espacio.

La luz natural favorece la concentración y anima a los participantes, y la amplitud permite moverse sin problema por la sala.

El espacio hay que dotarlo de material: pizarras grandes, cuadernos, rotuladores de colores… para que los participantes anoten todas sus ideas.

También pensando en la comodidad, siempre se recomienda que en la sala haya agua fresca, café, refrescos, algo de comer… 

Por último, pero no menos importante, los participantes deben estar siempre unos en frente de otros, de esta manera les empujamos a comunicarse entre ellos.

Y ahora sí comenzamos con las fases de una sesión de brainstorming

  1. Objetivos
  2. Agenda
  3. La lluvia de ideas
  4. Categorización
  5. Selección y ejecución.

1. ¿Cuál es el objetivo de la sesión?

Para que nuestra tormenta de ideas nos ayude a conseguir nuestro objetivo, es necesario que esté bien estructurada.

No vale con sentarse alrededor de una mesa y empezar a soltar ideas; hay que saber cómo hacerlo, dónde y con quién.

Pero sin lugar a duda, el punto más importante de todos es la definición previa del objetivo, ¿Qué queremos conseguir en esta sesión? 

Si el objetivo no está claro es probable que la sesión de brainstorming sea un fracaso.

2. Agenda: cómo nos organizamos

Una vez definido el objetivo a conseguir de nuestra sesión de brainstorming, damos paso a la Agenda. 

En esta fase es clave el moderador; esta persona será la responsable de que la sesión se dirija en todo momento a encontrar el objetivo marcado.

El moderador debe:

  • Presentarse a los participantes
  • Explicar en detalle el objetivo y la agenda del día.
  • Fijar los tiempos para cada parte de la sesión, o para las sesiones completas.
  • Será el responsable de generar un clima de confianza para asegurar el éxito de la sesión de brainstorming

 

¿Es importante romper el hielo antes de empezar la lluvia de ideas?

Cuando se realizan sesiones de brainstorming es importante que exista cierta confianza entre los participantes y que todos estén muy despiertos. Existen numerosos juegos que nos ayudarán a conseguir ambas cosas, y el encargado de llevarlos a cabo será el moderador.

El moderador debe designar también al secretario, que podrá ser o no, participante de la sesión.

El secretario será el responsable de tomar nota de todas aquellas ideas o puntos importantes que vayan surgiendo en la reunión.

En esta fase debemos prestar especial atención a la definición del problema.

Para ello podemos utilizar técnicas como los “5whys”, que consiste en preguntar cinco veces “por qué” sobre el problema en cuestión

Por ejemplo, el aire acondicionado de mi casa no funciona

  1. ¿Por qué no funciona el aire acondicionado? Porque hay que arreglarlo
  2. ¿Por qué no se ha arreglado? porque no había notado que no funcionaba
  3. ¿Por qué no lo has notado? porque no lo he utilizado
  4. ¿Por qué no lo has utilizado? porque no estoy en casa nunca 
  5. ¿Por qué no estás en casa nunca? Porque trabajo fuera 6 meses al año.

Como puedes ver con este ejemplo, después del ejercicio de ejemplo, la definición del problema cambia por completo.

Hemos pasado de un problema de funcionamiento a un problema de falta de tiempo para poder revisar que el aparato de aire funciona, por lo que las ideas serán muy diferentes.

3. La lluvia de ideas

Esta fase es sin duda el núcleo de toda sesión de brainstorming.

Los participantes comienzan a aportar sus ideas, cuantas más mejor.

Existen numerosas técnicas para potenciar al máximo la generación de ideas en los participantes, de las que hablaremos en un próximo post.

Una de ellas es el Map Mind, técnica muy útil para una sesión de brainstorming para un producto o servicio. 

mapmind brainstorming
¿Qué es el Map Mind?

En la fase de lluvia de ideas, esta técnica nos permite desgranar aquello que queremos mejorar para entender mejor el producto o servicio que estamos trabajando y analizar cada una de las partes que lo componen.

Buscando un símil, es como si para saber cómo mejorar un motor, lo desmontamos por completo analizando y revisando cada una de las partes que lo componen, para buscar mejoras o novedades, que aplicadas a cada una de las piezas, consigan un mejor rendimiento o incluso un nuevo tipo de motor.

4. Categorización

Esta es una de las fases más importantes de una sesión de brainstorming.

Una vez finalizada la fase de lluvia de ideas, se establecen categorías en las que englobar todas las ideas propuestas, de forma que podamos elegir aquellas que mejor dan respuesta a una categoría concreta.

Por ejemplo: Mejorar en 10 puntos mi atención al cliente.

Ideas: instalar una centralita virtual, utilizar whatsapp de empresa, cursos de mejora de la escucha para el personal, nunca dejar sin contestar una reclamación.

En base a estas ideas podríamos establecer tres categorías: SOPORTE (centralita, whastsapp)

PERSONAL (curso de mejora de la escucha)

PROCESOS ( mejora del proceso en el tratamiento de las reclamaciones)

Pero… ¿Qué ideas debes descartar en un brainstorming?

Una técnica que funciona muy bien es volver a leer el objetivo cuando todas las ideas ya están categorizadas, y eliminar aquellas que no dan respuesta al 100% del objetivo planteado.

5. Selección y ejecución

Una vez seleccionadas las ideas que dan respuesta al objetivo marcado, se elabora un plan de ejecución.

 La idea es que de una sesión de brainstorming, cada participante salga con tareas claras para ejecutar.

Como verás, en Studio Aloha cambiamos algo las reglas del brainstorming tradicional. Nuestros años de experiencia y conocimiento sobre el tema nos han llevado a crear un “método propio” de brainstorming, que nos reporta resultados excelentes.

Para finalizar, algunos consejos para una sesión de brainstorming top:
  • Vivan las malas ideas, cuantas más ideas imposibles o absurdas se propongan, mayor clima de confianza se creará. Está demostrado que nuestra imaginación depende mucho de nuestro entorno.
  • Roleplay, ¡juguemos a improvisar!  Es increíble la cantidad de propuestas y soluciones que salen de este juego. Por parejas o equipos, que cada uno interprete el papel de alguien que interviene en el problema a solucionar.
  • Moodboards: muy utilizados cuando se habla de marca o diseño. Paneles en los que se mezclan colores y elementos visuales relacionados con el objetivo de la sesión.

Como habrás podido comprobar, el brainstorming requiere del buen funcionamiento de muchos factores para conseguir el objetivo fijado.

En Studio-Aloha dominamos la creatividad como nadie, así que estaremos encantados de ayudarte en tu proceso de innovación, de creación de marca o de nuevo modelo de negocio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.